Ecosierra Perdida Tours

Un poco de cultura Kogui

A sólo 40 km del mar caribe se alza la Sierra Nevada de Santa Marta que levanta cumbres de hasta 5775 metros sobre el nivel del mar con faldas recubiertas de densas selvas subtropicales, en ella podemos encontrar el rio Don Diego en cuya cabecera se ha asentado un grupo de Koguis (que en su lengua significa los Jaguares) con aún pocos contactos con la cercana civilización de la costa colombiana.

Los Koguis son desconfiados lo manifiestan con silencio, no desean contactos con extranjeros ni mucho menos fotos, son de por sí altivos y huraños como pocos así también han logrado preservar su cultura antigua a menos de 100 km del caribe.

En un molino de madera sin ninguna pieza de metal ni siquiera un clavo con su caballo alazán o muelen las cañas, hasta sacar un jugo que puesto a hervir produce la panela uno de sus alimentos básicos.

Los hombres se pueden ver seguido realizando un ritual que consiste en extraer un puñado de hojas de coca y colocarlo en la boca, luego chupan cal de conchas de mar que tienen dentro de la cascara de una fruta llamada calabazo con un palillo que luego frotan en la punta de la fruta, el palillo representa lo masculino y el calabazo lo femenino, a esto le llaman poporo, Pueden pasar mucho tiempo frotando el palillo en el calabazo ya que les relaja, les da resistencia a la hora de caminar, apacigua al hambre hace superar la fatiga y sobre todo hace hablar a los Koguis con los antiguos.

Solo las mujeres se encargan de recoger la cosecha de hoja de coca, van quitando hoja a hoja del arbusto procurando no dañar las ramas, luego deben tostar la hoja de coca porque no se puede mascar cruda para ello emplean una piedra que calientan en el hogar, meten la piedra caliente en una mochila llena de hojas de coca y la agitan hasta que las hojas adquieran un color entre verde y dorado, así estará lista la coca para que el hombre la mastique. Para la mujer es un tabú mascar coca y por supuesto tampoco pueden emplear el poporo.

En estas altas cuchillas de la sierra nevada de santa marta los koguis todavía perduran en su mundo dual en su búsqueda de equilibrio entre el bien y el mal entre el principio femenino y el principio masculino. Este modo doble de ver las cosas facilita el equilibrio mediante los cual el Koguis orientan su conducta, el calabazo de la cal es el útero, pero el palillo el pene, en los pináculos de sus tejados los koguis simbolizan de nuevo la entrada al útero que es la vivienda, pero también conciben el universo como un inmenso útero, un punto para captar el sentido del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Translate »
¿Necesitas ayuda? Chatea con nosotros